Introducción al etiquetado energético

En 2014, la Unión Europea introdujo normativas que requerían que los fabricantes aplicaran etiquetas en sus aspiradores para saber cual era su rendimiento.

De este modo se puede comparar y comprender el consumo energético de cada producto y su nivel de rendimiento a la hora de, por ejemplo, aspirar el polvo.

El 1 de setiembre de 2017, entró en vigor la fase ll con regulaciones actualizadas y una nueva etiqueta energética con  una clasificación energética que va de A+++ a D y debe ser aplicada por todos los fabricantes.

Algunos aspiradores no están cubiertos por estas normativas, incluyendo los aspiradores de batería y los aspiradores para zonas amplias de agua y polvo.

Para más detalles, pulse sobre los links de abajo:​

 

 

 

El significado de la etiqueta:​

   

I. Clase de eficiencia energética del producto
II. Consumo energético medio anual
III. Nivel sonoro del producto
IV. Grado de recogida de polvo en suelos duros
V. Grado de re-emisión de polvo
VI. Grado de recogida de polvo en alfombras ​​​
​​​